Navigation Menu+

El Mercedes Benz “alas de gaviota

Posted on Abr 10, 2015 by in Novedades | 1 comment

Mercedez Benz Había desarrollado el 300 SL para ser un auto de competencia  y nada más. Tuvo que intervenir Max Hoffman y su excelente visión de negocios para que el  ” gull wing” de producción fuera una realidad.  Para 1953, la marca había ganado un montón de competencias internacionales con el coche de carreras W194, el 300 SL “a las de gaviota”, Desde le Mans hasta Suiza, de Nüburgring a la carrera Panamericana aquí en México.

Sin embargo, a pesar de la racha de los triunfos y la notoriedad internacional que le había dado prácticamente de un año para otro, para Mercedes el 300 SL no era más que un experimento, un coche para regresar a las carreras que tantas glorias les habían dado antes de la II Guerra Mundial. La estrella de 3 puntas no tenía la más mínima intención de que fuera un vehículo de producción.

El origen.

Maximilian Hoffman, el importador de Mercedes Benz en Estados Unidos y piloto de carreras Amateur ya retirado había seguido con interés la meteórica trayectoria deportiva del W194. Su repentino pedigrí y la espectacular apariencia del auto le parecieron fascinantes, por lo que   sugirió a la directiva de la compañía una versión  de producción del 300 SL. La respuesta de Mercedes  fue un rotundo  “no “, a lo que Horffman  contraatacó de manera irresistible: en cuestión de unos meses había logrado juntar mas de mil ordenes para un 300 SL de producción solo en Estados Unidos. Con la seguridad de vender más ejemplares, la firma acepto la propuesta de Hofftam y puso manos a la obra para “civilizar” al W194.

Dado que Hoffman le había asegurado a Mercedes que el nuevo deportivo se vendería bien en Norteamericana, el 300 SL de calle fue mostrado por primera vez en el auto show de Nueva York de 1954, en lugar de Frankfurt, como era la tradición en la marca. La reacción del público y la prensa especializada fue de absoluto asombro: he aquí una de la marca que, por lo menos en América, no tenía nada que ver con coches de alto rendimiento, presentando en suelo estadounidense el deportivo más radical del mundo.

El 300 SL de producción era básicamente idéntico al de la competencia, con el mismo chasis tubular de interacciones triangulares que obligo a los ingenieros a crear las  ahora legendarias puertas de “a las de gaviota “que en los años 50 eran casi de ciencia ficción y que estaban presentes en el auto de calle, lo que causo furor inaudito en el ambiente automotriz.

Los primeros ejemplares  fueron vendidos en Alemania y en otras partes de Europa.

Sin embargo, si se vendió mejor, pues su producción fue de 1,858 unidades hasta 1963, cuando fue descontinuado para dar paso al próximo deportivo de Mercedes Benz y el siguiente automóvil en la línea SL, el 230, cariñosamente conocido como “Pagoda”.

AUTOMOVIL

1 Comment

  1. Excelente coche…

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.