Navigation Menu+

Antes de comprar tu primer auto toma en cuenta…

Posted on May 13, 2015 by in Tips | 0 comments

primer-auto

La compra del primer auto es una de las etapas de la vida que genera emociones de todo tipo. Por una parte, nos sentimos contentos y emocionados por el logro que representa poder adquirir un vehículo propio, pero por otro lado nos pone nerviosos y preocupados hacer la compra correcta.

Todos tenemos miedo a equivocarnos y a realizar una mala inversión de la que nos arrepintamos después.

Es por eso que debemos planear con cuidado qué auto queremos comprar, aprovechando los recursos que tenemos disponibles. Mientras más atención pongamos a los detalles y mejor administremos el tiempo que destinaremos a la compra, mayores serán las posibilidades de realizar una operación exitosa que nos deje con una sonrisa en la boca y la sensación de plenitud que da saber que hicimos algo bien.

 

¿Auto nuevo o usado?
Lo primero que debemos decidir es si queremos comprar un auto nuevo (salido de la agencia) o un vehículo usado.

Esta primera decisión dependerá no sólo del presupuesto que tenemos destinado para la compra, sino también de lo que estamos buscando: funcionalidad, inversión a largo plazo, ahorro, cumplir un capricho, tener garantía de que no se va a descomponer, etcétera.

Si te decides por un auto nuevo

 

  • Busca y compara para obtener el mejor precio posible; coteja modelos y precios en los anuncios y diversas concesionarias.

 

  • Prepárate para negociar el precio del vehículo. Algunos concesionarios pueden estar dispuestos a negociar sobre su margen de ganancia en el mes de octubre, ya que es cuando salen los modelos del siguiente año. Dicho margen frecuentemente es de entre el diez y el veinte por ciento.

 

  • Puedes ahorrar dinero negociando el precio ya que éste es un factor contemplado en los cálculos del concesionario —independientemente de que pagues de contado o con financiamiento— lo que también afecta el monto de sus cuotas mensuales.

 

  • Si el concesionario no tiene el auto que deseas, considera la posibilidad de encargarlo. Esto puede implicar una demora en la entrega, sin embargo, a menudo los concesionarios desean vender su inventario rápidamente. Por lo tanto si el concesionario tiene un auto que cumple con tus necesidades, puedes estar en condiciones de negociar un trato conveniente.

 

  • En algunas ocasiones los concesionarios ofrecen una tasa muy baja de financiación para algunos autos o modelos específicos, pero es posible que no estén dispuestos a negociar el precio de éstos. Es probable que para poder beneficiarse de las tasas de interés especiales, te exijan que pagues un adelanto de alto monto. Bajo estas condiciones, puedes descubrir que, a veces, es más conveniente pagar cargos financieros más altos sobre un auto que tiene un precio más bajo o comprar un auto que requiere un pago inicial menor.

 

  • Antes de firmar un contrato de compra o financiamiento, considera los términos de la financiación y evalúa si está dentro de tu presupuesto. Antes de salir de la agencia o concesionaria conduciendo tu auto nuevo asegúrate de llevarte una copia del contrato firmada por ti y por el concesionario y asegúrate de que todos los casilleros en blanco hayan sido completados.

 

Muchas personas eligen un auto nuevo simplemente por el olor a nuevo. Esto no quiere decir literalmente que queramos estrenar sólo porque huele bien, más bien la expresión se refiere a que el auto de agencia está completamente impecable, flamante y tenemos la absoluta certeza de que está en perfectas condiciones, tal y como salió de la fábrica. En un auto del año, salido de la agencia, podemos darnos el lujo de escoger el color exterior (a veces también del interior) y de seleccionar ciertos elementos de equipamiento al gusto.

Todas estas razones son completamente válidas y comprensibles. Sin embargo, es importante no perder de vista que al salir de la agencia, el precio de nuestro auto nuevo se va a devaluar en un treinta por ciento aproximadamente, dependiendo de la marca y su demanda comercial.

 

Si te decides por un auto usado
Ante esta perspectiva, muchas personas optan por comprar un auto usado, ya sea de particular a particular, en un lote de autos o en la misma agencia, en la sección de autos seminuevos.

 

  • Conoce el valor del vehículo. Previo a tu compra, investiga el valor neto del auto que deseas adquirir, esto lo puedes realizar en periódicos, guías especializadas, aseguradoras y portales de Internet. La condición del vehículo, el kilometraje, su antigüedad, los niveles de equipamiento y la región del país, son todos los factores que afectan el valor del vehículo. Es necesario que consideres estos factores al momento de negociar con el vendedor.

 

  • Investiga el historial del vehículo. Pregunta al vendedor detalles sobre los dueños anteriores, así como el uso y el mantenimiento que ha recibido el vehículo.

 

  • Revisa que las uniones de puertas y defensas estén parejas y derechas, al igual que las del cofre y la cajuela. De lo contrario, es probable que haya sufrido algún golpe.

 

  • Acerca un imán a todas las partes metálicas, si el imán no se pega, es probable que la parte haya sido rellenada para cubrir oxidación o algún daño.

 

  • El color de la pintura tiene que ser uniforme.

 

  • Examina el interior de la cajuela, atrás de las ruedas y abajo del cofre, buscando algún daño en la carrocería que pudiera estar oculto a simple vista.

 

  • Observa debajo del auto en el chasis, si ves uniones soldadas probablemente haya sido reparado después de un accidente.

 

  • Revisa los interiores. Constata que el tapizado y el tablero estén en buenas condiciones; que los asientos se ajusten con facilidad y funcione correctamente el sistema eléctrico y los indicadores del tablero. Si la alfombra huele a humedad o hay indicios de agua estancada, probablemente se inundó y pudo haber sufrido daños en diferentes partes de la carrocería.

 

  • Verifica que no tenga señales de fugas de aceite o combustible ni de cables sueltos, esto normalmente significa que el vehículo ha tenido un mal mantenimiento.

 

  • Cerciórate de que el motor prenda con facilidad al primer intento y presta atención a ruidos extraños como cascabeleo, sonidos metálicos o chillidos agudos, ya que esto significaría daños al motor, que pueden ser muy costosos en su reparación.

 

  • Ponlo en marcha y asegúrate de que no le falte potencia al motor y de que avance con suavidad.

 

  • Frena en diversas ocasiones y a diferentes velocidades, así te percatarás si el vehículo reacciona a tiempo y de manera adecuada.

Una de las formas de comprar un auto usado es de particular a particular podemos conseguir, por lo general, un precio más accesible; pero nos arriesgamos a posibles fraudes (en los papeles del coche o en el estado del mismo). Esta opción de compra tiene más posibilidades de éxito cuando conocemos bien de mecánica y sabemos qué elementos revisar para asegurarnos que todo está en orden; o bien, tenemos el tiempo suficiente para llevarlo a una revisión en algún taller especializado de nuestra confianza antes de comprar y al mismo tiempo investigar que el auto no sea robado o no haya sido reportado en algún acto ilegal.

Cuando compramos en un lote de autos, generalmente, el precio se eleva, aunque también disminuyen las posibilidades de fraude, porque los dueños del lote muchas veces investigan los autos antes de comprarlos para su reventa. Si elegimos esta opción es importante que estemos seguros que sea un lugar serio y bien establecido, con cierto prestigio y clientela; es decir, que no se trate de un lugar que va a desaparecer de la noche a la mañana.

Quizá la mejor opción para comprar un auto usado sea hacerlo en la sección de seminuevos de una agencia de autos. Los vehículos que se ofrecen como seminuevos cuestan por lo regular entre un cinco y un diez por ciento más que lo que se venden de particular a particular, pero cuentan con una serie de garantías. La agencia se encarga de investigar, antes de comprarlos, que no sean robados, que estén en buenas condiciones tanto del motor como de los servicios eléctricos y que tengan todos los documentos en orden. En muchas ocasiones, estos vehículos siguen incluso contando con la garantía de fábrica de la agencia automotriz y podríamos decir que casi huelen a nuevo.

 

Cinco puntos a tomar en cuenta

  1. Ten muy claro de qué presupuesto dispones. Si vas a comprar un auto a crédito, asegúrate de que está dentro de tus posibilidades de pago. No te dejes llevar por la emoción. Sé realista.

 

  1. Piensa para qué lo necesitas: si lo quieres para ir solo o tienes una familia numerosa; si lo que te importa es el espacio interior o la cajuela, etcétera.

 

  1. Si te interesa la potencia o el rendimiento. Si lo quieres para moverte principalmente en la ciudad no importará mucho que tenga un motor potente, que pueda acelerar y responder rápido, sino más bien que su motor sea económico y que gaste poca gasolina.

 

  1. Compara la relación entre lo que ofrece y lo que cuesta.

 

  1. Investiga, ya sea en revistas especializadas o preguntando directamente a usuarios, qué tan bueno ha salido tal o cual modelo.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.